Objetivos

  1.      Visibilizar el daño y total inexistencia del falso SAP. Sin ningún tipo de validez jurídica (pese a que continúe siendo “detectado” y “aplicado”) ni científica (entidades como la Asociación Americana de Psicología lo rechaza).
  2.      Ponderar el derecho internacionalmente reconocido en la Convención de los Derechos del Niño (1989) que tienen todos los menores a la hora de ser escuchados durante procesos judiciales en los que se vean inmersos con la actuación legislación española.
  3.      Exigir que los y las menores sean sujetos activos de derecho plenamente conscientes y con capacidad de decisión.
  4.      Sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de la infancia, como sujetos de derechos, y luchar contra la vulneración y la múltiple discriminación que sufren en diversas ocasiones.
  5.      Atender las necesidades de los y las menores y asegurar de que sus voces sean escuchadas.
  6.      Conseguir cambios y transformaciones de las realidades existentes en beneficio de la infancia.
  7.      Participar activamente con propuestas en temas de infancia y juventud que tutelen derechos y sean preventivos de vulneración de estos.
  8.      Desarrollar programas y protocolos de actuación en materia de infancia: educación, protección contra la violencia, atención en emergencias humanitarias e incidencia en políticas de infancia.
  9.      Visibilizar, prevenir e informar sobre todo tipo de violencias o discriminaciones cualquiera que sea su modalidad en contra de los y las menores, independientemente de su ámbito y de su tipología.
  10.      Prevenir a través de diversas actividades como campañas de sensibilización, charlas informativas o publicaciones, la violencia de género que afecta a los niños y niñas.
  11.      Incorporar a través de las artes como el cine, la música, la literatura o la pintura, entre otros, los valores de igualdad.